Archivo de la categoría: Reseña

Insurgentes Dibujos (3)

Después de mucho tiempo, hace su regreso el tercer ciclo de esta columna de repaso por las ediciones locales que llaman la atención por sus calidad. En un ambiente cada vez más marcado por el cuidado en la edición como un valor de producción, los editores ponen el acento tanto en los formatos como en la impresión de sus productos. Sin más, entre Nu Guinea y Los Mutantes del Paraná, vamos a los hechos, constantes y sonantes.

Alan Dimaro viene sacándole punta al lápiz desde hace más de 10 años, cuando apareció con el primer número de Sr. Valdemar. La experiencia fue corta, y luego del número 2, el fanzine/revista pasó a engrosar los anales de la historia. Algunos años después,  Alan encontró en la historieta autobiográfica el sendero que recorrería hasta hoy, con su tira Cabrón. Ese recorrido, comenzó en el blog de La Duendes, alrededor del año 2012. Esas tiras terminaron por compilarse en el primer tomo de la tira, a los que siguieron el segundo y tercer tomo. Y en donde Cabrón se fusionó, al menos en parte, con el emprendimiento colectivo La Gran 7, que a la manera popularizada en los blogs de historietas colectivas, un grupo de artistas subía sus historietas a razón de una vez por semana. Lo que sorprende es el crecimiento sostenido en el tiempo, que hoy encuentra al autor dueño de más de un registro estético, capaz de expresar de manera deliberada tanto un dibujo crudo, desprolijo y potente, como un trazo delicado, trabajado en los detalles y manejando con soltura los grises aplicados de manera artesanal. Todo eso, con puestas en página creativas, en donde los fondos están tan elaborados como los personajes. Luego del tercer tomo de Cabrón, llegó la hora de El libro negro, una novela gráfica en donde Dimaro hace el salto de calidad definitivo. Saliéndose del esquema de una página/una anécdota, el argumento se desenvuelve en cuatro capítulos de largo aliento. Allí, Alan repasa y ficcionaliza su propia historia con hincapié en las relaciones afectivas. Un relato de verdad consigo mismo, pero que a la vez, realiza algo casi imposible, desdoblar de una vez por todas a la persona del personaje, Dimaro ya no es Cabrón, y Cabrón ya no es Dimaro. La historia tiene un conflicto final que la arroja hacia adelante. Con este nivel de dibujo y argumento, solo queda esperar lo que sigue.

Federico Ferro, es más conocido en las redes como Epileptic Fred, y que, a la sazón, no es solo uno de los organizadores de Dibujados, sino también la mano detrás de El Señor Nada, un personaje que solo parece tener continente -pues solo es un contorno antropomorfo- pero que tiene con mucho contenido, y que juega de continuo con los límites de la narrativa secuencial. Por si esto fuera poco, Ferro es el curador y editor de la colección Libros de Juguete, una colección de libros artesanales de diminutas dimensiones -8 x 6 cm.-, de la que ya lleva más de 14 libros editados. Es imposible hacer una reseña pormenorizada de cada uno de los tomos, pero lo que Ferro propone es sencillo, invitar artistas que le gustan para hacer un relato libre y exploratorio del lenguaje  secuencial y narrativo. Lo que define a la colección es la experimentación. Todos los tomos son interesantes, algunos en mayor medida que otros, por supuesto. Entre los que mejor destacan se puede mencionar ejemplos como Andar, con arte de Darío Oliva; Explosión, de Martín Lietti; El pozo – El amo, con arte de Juani Navarro y Oh No, de Muriel Frega. Entre otras cosas, Federico no solo imprime los libros, sino que los encuaderna en la técnica se denominada cartoné, o sea, tapa dura, haciendo de cada edición un libro objeto, conformando una selección de exploraciones dentro los límites de la narrativa más interesante que se ha visto en los últimos tiempos. Alguno de los nuevos números de la colección vendrán a todo color, a estar atentos.

Figura en los registros de Zinerama que el recorrido en la historieta de Sebastián Mario, comenzó dentro de las páginas de Difícil que el chancho chifle, el fanzine anual que editaba el taller de historieta que Salvador Sanz impartía en el Centro Cultural Julián Centella, hace ya una pila de años. El segundo registro que tenemos de Mario, lo podemos hallar en el fanzine Espinazo, que no fue otra cosa que la reconversión del mismo fazine anual cuando Sanz mudó su taller a la Escuela La Ola. Las producciones que hizo Sebastián para ambas publicaciones fueron cuando menos interesantes. Así, luego de un período de ausencia, reapareció con su primera producción en solitario, Arkaika. El libro se apoya en una historia corta, pero vibrante de acción y sin dialogo alguno, que cuenta la guerra entre el Reino Mono y el Reino Reptil. Un enfrentamiento cruel y total, sin vencedores ni vencidos, donde todos pierden, en el que la narrativa de la violencia destaca por sobre todas las cosas. La secuencia narrativa es clara y dinámica, el dibujo es expresivo y potente, y maneja con soltura y solidez en los cambios de encuadre. Los grises están bien aplicados. La historia si bien simple deja con ganas de más. Es una pena que todo se resuelva en 32 páginas. El libro viene con varios extras, dibujos, ilustraciones y una mini historieta. La edición es cuidada y bien impresa. Esperemos que pronto podamos ver más.

Lejos y hace tiempo hubo una revista de cortísima vida en los quioscos, que nadie parece recordar, el año era 2010 y se llamaba Bang!. Impresa en papel de diario y en formato 14 x 20 cm, la publicación alcanzó el número 4 para desaparecer sin casi sin dejar rastro alguno. Con severos problemas en la edición, diagramación e impresión, la publicación no era más que un conjunto de buenas voluntades al servicio de una emprendimiento inviable. Pero en medio de aquella desolación, un dibujante rico en posibilidades, con un estilo barroco y aún sin pulir, solo necesitó unas pocas páginas en el último número de la revista para quedar en la memoria, era Juan Fioramonti.  Luego de siete años sin noticias, Alquimia Comics, el sello capitaneado por Federico Sartori y Nicolás Flores, tuvo el buen tino publicar Destellos Oscuros, una antología de historietas que reúne trabajos de Fioramonti en solitario y en dupla con diversos guionistas. Las historias son correctas, con argumentos sólidos y bien resueltas, pero lo que destaca es el descomunal arte de Juan, un dibujante enrolado en el estilo clásico, con influencias de Moebius, Bilal, Maroto, Olivera, Zanotto -o sea los dibujantes de lo que acá Skorpio definió como La Gran Aventura-, pero combinadas en una síntesis personal. Y si bien su trazo aún está lleno de detalles, deja atrás la carga barroca para dar lugar a un preciosismo que no es común de ver en la historieta actual. Falta decir que pocos dibujantes manejan con tanta solvencia la anatomía animal, algo que brilla en la ultima historia de la publicación, Jirafas. A brindar, por más historietas de Fioramonti.

Así termina este recorrido, ¡ojalá la cuarta entrega no demore tanto en aparecer!

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Insurgentes Dibujos (2)

A unas semanas del último Dibujados, sigue la tarea de revisar novedades que circulan por los cada vez más extendidos circuitos de la Historieta Independiente Argentina. En estos tiempos iconoclastas es buen remedio sumergirse en las propuestas que llaman la atención por su calidad. ¡Apurala, Litoooooo!

Entre Pinamar y Valeria del Mar se encuentra Ostende, localidad donde reside Muriel Frega, una artista de puro talento y gran capacidad autogestiva, que no para de generar proyectos interesantes. Entre su nueva producción está la publicación de Amores en danza, en donde ilustra los textos de Javier Barrera.  El libro mezcla en relato gráfico en historietas en algunos capítulos y la prosa exclusiva en otros, dando una mixtura peculiar. La obra cuenta la historia de la familia Jara a través de sus miembros mujeres. Milagros Jara es iniciada en el arte de la danza por su madre el día de su cumpleaños número 6. En las paredes el estudio de baile están colgados los objetos que pertenecieron a sus antepasados, y cada uno de ellos tiene una historia detrás, algunas felices, otras dolorosas. La narración de Barrera es episódica, destacando los momentos necesarios para llevar el hilo conductor de de la obra. El dibujo de Muriel es plástico, haciendo indivisible el texto del dibujo, con una puesta en página compleja y siempre cambiante. La tapa tiene tintas metalizadas -el scan de la derecha no le hace honores-, y los interiores son a todo color. ¡Hay que estar atentos porque solo se hicieron 100 ejemplares!

Después de un largo parate, en donde los muchachos de Panxa se reestructuraron y siguieron editando a buen ritmo libros, revistas y fanzines para todos los gustos, volvió a aparecer un clásico de esta época: la Panxarama número 9, cambiada y renovada, pero con el mismo espíritu de siempre. Lo primero que destaca es el formato, dejando atrás el 14 x 20 cm., o sea el A5 refilado, para saltar al A4, lo que permite que la revista luzca los dibujos que porta. Otra de las característica es que el staff de esta edición está integrado por hombres y mujeres en partes iguales, pero mejor que eso es que el nivel de todos es de bueno a muy bueno. Destacan los aportes de Epileptic Fred con Sin Fin, de Daniela Ruggeri con La pileta de Menen(dez), de Max Vadalá ilustrando el cuento de Godofredo Fink titulado Una casa de Paso, y de Verónica García con Síncopa. Además brillan las contribuciones de Gory con Noche en la Tierra, una especie de zapping del apocalipsis muy efectivo, Ramona II con El encuentro, con un nivel de dibujo tremendo y una historia muda, figurativa y profunda, y Constanza Oroza con Pérdido, una narración poderosa de arte superlativo. En resumen, el mejor número de Panxarama por lejos.

Sádico es la versión extendida y corregida de la homónima publicación lanzada el año pasado. Enmarcada de lleno en la corriente Grim’n’gritty, muy popular en el cómic americano de los 80 y 90, con exponentes como The Punisher, Lobo y el Suicide Squad , la historia se centra en el personaje de tapa, un anti-héroe dispuesto a tomar la justicia por mano propia -ser juez y verdugo- para dictaminar sentencia sobre los criminales que mata sin el más mínimo remordimiento e, incluso, disfrutando del acto, de allí su nombre. Su antípoda es El Momia, un súper-héroe, que respeta la vida, pero que al verse superado por la operación criminal que intenta desbaratar, recurre a Sádico para que lo ayude en su cruzada. El guion de Fernández y Palazzesi explora el enfrentamiento entre las visiones opuestas de los vigilantes, para encontrar las zonas grises donde ambos fallan, mientras exponen cuestiones de relevancia social y criminal. El dibujo de Jesús Soria está en nivel de excelencia, con buenos planos y encuadres, además de un buen manejo de la anatomía y los gestos. La impresión láser garantiza masas plenas, puesto además de tener tapas color, los interiores están a dos tintas. Si bien la cuestión de la justicia particular -omnipresente en las historietas influenciadas por la corriente más comercial del cómic americano- fue zanjada desde la creación del estado de derecho, destaca la calidad con que los autores exploran la polémica.

Cierra este escueto recorrido, La Llave, la serie de 7 tomos -o sea 7 revistas- escrita, dibujada y editada por Ramiro Gerez Murguia, el factótum detrás del sello Mandale Tinta. De producción cuantiosa, sostenida y veloz, el dibujo de Ramiro -en plena formación- todavía tiene mucho campo para mejorar, pero aún así destaca en él una habilidad inusitada para la dinámica del movimiento y las escenas de acción, algo que le permite contar sus historias plagadas de elementos fantásticos y humor cotidiano. En La llave, tres desconocidos obtienen poderes insólitos que no solo los llevaran a trabar amistad sino que también a unirse en contra del malvado Uskomaton. Las revistas están bien editadas, aunque sería excelente agregar una rotulación digital en el futuro. Acción pura, buenos personajes, una trama divertida y una serie larga que empieza y termina, pocas veces ha pasado tanto en las haras del fanzine.

Por hoy ya está bien, pronto se vienen más reseñas! Hasta la historieta siempre!

Etiquetado , , , , ,

Insurgentes Dibujos

Como una corriente siempre díscola y cambiante, la historieta independiente se transforma para sorprendernos una y otra vez , por suerte -hoy, ya, ahora-, tenemos una nueva edición de Dibujados -¡la dieciseisava!- que nos permite poder encontrarla reunida en un solo lugar, festejando lo que más nos gusta y divierte hacer: leer, hacer y compartir historietas. Y en este momento urgente, hacemos un recorrido por las novedades que algunos amigos de esta humilde casa tienen preparadas para el corriente fin de semana. ¡Dale Play, Switcher Master! 

Blinka, es el seudónimo tras el cual Tatiana Belén Cuccaro hace, entre otras cosas, Queseyó: una publicación que ya va por su número 9 -que es estreno absoluto para Dibujados-. Con influencias del manga, el dibujo suelto y claro, maneja bien las expresiones y los tiempos que se requieren para contar esta comedia dramática y romántica, que se apoya en la relación de sus protagonistas –Robin y Félix– y su grupo de amigos. Un guión interesante y divertido, con momentos logrados, que pone el foco tanto en las palabras como en los silencios. Destacan, elementos atractivos, como el especial cuidado que pone la autora, en el vestuario des sus personajes. ¡Es que estos muchachos jamás repiten prenda!

Desde Tandil, el hombre suburbano, Alfredo Retamar, retorna con el tercer número de Líder Metalero, el vástago musical de Líder Negativo -a esta altura, una de las publicaciones más longevas del medio con 9 años de trayectoria y sendas ediciones-. La revista nació bajo la idea de adaptar canciones al formato historieta, un concepto que cada vez que si se explora como es debido puede tener muy buenos resultados. Impresa en febrero de 2018, esta vez la revista no solo trae adaptaciones de canciones de rock, sino también historietas con el rock como hilo conductor. Sus páginas reúnen a un conjunto de colaboradores que viene trabajando juntos desde hace mucho, como los hermanos Nuñez, que siempre cumplen.

El Estudio Mafia tuvo tres miembros fundadores, pero hoy son muchos más, y si algo les sobra es talento, ganas y esfuerzo. Una de las recientes incorporaciones al grupo fue Ernán Ciriani, mítico artista del under y editor de la colección Burlesquitas. Ya discontinuada, su sucesora es la colección Bambini, que hace su debut con 5 títulos, a cargo de distintos artistas: Mantrul, Teleniño, Fede Di Pila, Nana y Diego Sánchez. Todas las Bambini son historias autoconclusivas e inéditas, entre 20 y 26 páginas, en formato a6. A todo esto se suma, entre otras cosas, Mensaje, de Martín Lietti, un funzine a cuatro tintas en risografía, además del lanzamiento oficial de Las increibles bestias de Herbert no se cuanto, de Nacho Flores. Solo es cuestión de acercarse, charlar y ver, ¡que la cantidad de material que tienen estos muchachos es asombrosa!

Por fin, desde Mar del Plata, vuelve Kundo Krunch, un artista en plena ascendencia, que trae consigo la reedición de Deuz Tecnicorp, una alucinante historia de ciencia ficción, punto de inicio para un universo ficcionario que promete.  Además, como miembro del sello editorial Faro Negro edita, en conjunto con Tuve Medio, una obra de Matías Chenzo, titulada ¿Lo hacés por la plata o por el placer? Una historia que gira en torno a un joven artista plástico que ve delegada su obra personal por dedicarse a producir aquello que exige el mercado; y que atormentado por haberse convertido en algo que él mismo desprecia se propone realizar su obra más impoluta para poner fin a un período negro de su vida como artista.

Bien, Dibujados esta por comenzar, así que nos vamos para allá, no sin antes prometer que mañana estará la segunda parte de esta reseña de novedades, porque al festival se va los dos días. ¡Es que es una fiesta! ¿Cómo te la vas a perder?

Etiquetado , , , , , , ,

Amigos de la casa

Bueno, este año que todo se lleva, hasta el tiempo, ¡también se lleva las reseñas! Así que ante la inminencia de dos eventos como Viñetas Sueltas y Dibujados, corriendo con viento y marea, tres amigos de la casa traen novedades en una nota más rápida que visita de médico, y plagada de frases de otros! Vini, vidi, vici y hasta la viñeta siempre!

Arrancamos con el marplatense Kundo Krunch, que apareciendo con timidez algunos años atrás, a fuerza de talento y compromiso, es hoy uno de los artistas más requeridos y de mayor producción el ambiente independiente. Deuz Tecnicorp es un proyecto co-editado por los sellos Faro Negro y Mitomante, un fanzine hermoso, titulado La reminiscencia de un sistema obsoleto, en formato A5 apaisado (21 x 14,5 cm.) y 24 páginas a color. La historia transcurre en un futuro donde los países ya no son manejados por gobiernos democráticos sino por corporaciones, donde los ciudadanos son también los empleados que llevan estas empresas adelante, y según el puesto y rol que desempeñen en su trabajo es la clase social a la que pertenecen. Allí, tres personajes que desempeñan funciones para una farmacéutica terminan siendo víctimas de los medicamentos que ellos producen. Cómo y por qué es lo que nos cuenta Kundo.

El enrulado Kokin Kokambar viene afiladísimo, y bajo el lema de campaña ‘A todo culo‘, prepara  tres publicaciones nuevas bajo el sello Ediciones Pollofante. Una de ellas -y a la que le tengo más fé- es Culín, un culito como vos, como yo, como todos, un fanzine de 32 páginas, en formato A6 apaisado. A él, se suman,  Historia de un culo y su continuación, Historia de un culo más grande, un cuento infantil ilustrado para niños, todo obra del omnipresente Kokin, con la participación estelar de Verónica Falco. Pero eso no es todo, falta nombrar la colaboración de Kokin, en guión, y Juan Pablo CuriaLocuria Toons-, en el el dibujo, haciendo una revista de tiras cómicas, intitulada Miguel Ángel Buenas Noches, y que tiene la pinta de ser por demás de divertida. Son 28 páginas a color, en formato apaisado. Como pueden ver, hay para elegir.

Para el cierre, están los muchachos de Purple Books, que este año dieron un paso adelante para proponerse como unas de las editoriales más pujantes, tanto por iniciativa como por calidad. Este año editaron Panteras, de Mazzitelli y Alcatena; además de Yo-Nen, de Lea Caballero; y el segundo tomo de Jelly Kid, de Franco Viglino. Ahora, Purple vuelve a la carga con una nueva línea de fanzines, de los cuales el primero es Re-bolt, por completo a cargo de Rodrigo Yoshimiya. La historia se centra en Denki, un joven misterioso que llega a Port Town con el objetivo de encontrar a un individuo conocido como Re-bolt. En su búsqueda, se topa con un escandaloso niño que causa el terror entre los vecinos. Luego de ser víctima en carne propia de las travesuras del chico, Denki averigua que este responde al nombre de Re-bolt. ¿Será este chico la persona a la cual Denki buscó durante tanto tiempo? Esta es la incógnita que se devela en 32 páginas en blanco y negro, con tapas color, en formato 14 x 20 cm. El arte de Rodrigo es cosa seria, están avisados.

Bueno, pocas reseñas esta vez, pero con novedades que prometen! A entrarles sin miedo! El fanzine cumple y la historieta dignifica!

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Fanzines que se las traen

Durante la segunda parte del año aparecieron varios fanzines valiosos, tanto por la calidad de su arte como por lo cuidado de sus ediciones, pues en esta época de avance tecnológico, la forma en que una obra se edita influye de manera decisiva en el gusto del público a la hora de acercarse a ella.

Matías Mendoza dibuja, escribe y edita desde hace un tiempo y de buena manera, integrando el equipo de Telecomics y a través del webcomic Vegetare para Atmósfera Editorial. Este año además lanzó dos fanzines que se las traen. Uno de ellos es Nakano y la máquina, contado una historia que mezcla fantasía y ciencia ficción, donde la realidad hiperindustrializada se mezcla con la pesadilla del mito. La visión que propone Mendoza es interesante, es la industrialización la que convierte a los hombres en demonios, y frente a ello, Nakano -que lleva la tragedia en su piel-, decide combatir y llevar a cabo su venganza. El dibujo es sintético pero tortuoso y la puesta en página es intensa, resuelta en pocos cuadros donde los escorzos y las visiones angulares destacan. Los textos son complejos, jungando entre el lenguaje metáforico y  las definiciones contundentes. La presentación sobresale por la elección de materiales, tapa color, insert desplegable en papel de color, e interiores a una tinta en papel misionero.

El otro es El Hambre, que desarrolla una historia de ciencia ficción en una Tierra prehistórica, contando el primer encuentro de nuestros antepasados humanos –australopitecos– con un ser extraterrestre de inteligencia superior. De ese encuentro, se deduce por consecuencia el nacimiento de la conciencia humana, sin embargo lo que interesa es cómo eso sucede. El dibujo se puebla de cuadros pequeños contando una secuencia yuxtapuesta que se resuelve en cuadros a página completa.  Por momentos, el trazo de Mendoza encuentra sus influencias en el Breccia de Mort Cinder y en el Olivera del primer Gilgamesh. Los textos por otro lado, cuentan la historia desde dos puntos  vista distintos, el extraterrestre y los monos, y demandan atención por parte del lector. La presentación es impecable, tapa color, un prólogo en papel de color celeste e interiores a una tinta en papel amarillo. En resumen, Nakano y la máquina y El hambre son dos joyas.

Este año, el bueno de Kokin Kokambar, amén del recopilatorio de El Capitán Supositorio, lanzó un publicación secuenciada de nombre Historietas Extraorinarias, en formato apaisado (20,5 x 9 cm.), a razón de una tira por página. Kokin es la demostración cabal que para ser un buen historietista no hace falta ser un dibujante eximio o  un guionista fenomenal, sino tener una buena idea y saber llevarla a cabo. Y en eso está todo, desde la elección del formato singular que realza y pone foco de manera individual en cara tira hasta desarrollar varias historias paralelas que van entremezclándose hasta ser solo una. Así, el autor juega a despistar para después unir las piezas y hacer que todo encaje sin forzar las situaciones. El dibujo muestra progresos en la síntesis, y los diálogos son siempre ingeniosos manejando la parodia con soltura. El universo de Kokin es particular, plagado de cafeteros y vendedores de panchos, que atestiguan o son parte de un mundo descabellado y ridículo, donde la estupidez está al servicio de la risa de manera inteligente. Para hacerla corta, Historietas Extraordinarias te lleva a buen puerto.

Si de regresos con gloria se trata, Pablo García y Jorge Blanco vuelven a la carga con Camulus, el dios céltico de la guerra y guardián del Tír na nÓg. Para andar sin rodeos, la historia es una de las mejores del personaje y, también, de las más necesarias, puesto que después de 19 años de andanzas en publicaciones esporádicas, una puesta al día con los lectores se hacía imprescindible. Con una tapa potente y a lo largo de 24 páginas, plagadas de cuadros a página completa en riguroso blanco y negro, García repasa la historia de Camulus, con textos en primera persona, que ponen los hechos al alcance del lector, manteniendo la tensión narrativa y sin caer en obviedades; mientras que Blanco logra desde el dibujo uno de sus picos artísticos, haciendo de este fanzine la antesala ideal para la edición definitiva de El dios fugitivo, la historia que quedara inconclusa tras la cancelación la revista Magma, allá por el 2009, y que está anunciada para el año que viene en formato libro. Dicho de otra manera, la Saga de los dioses sirve de puerta de entrada para uno de los grandes personajes del cómic independiente argentino y te deja con ganas de más. No es poco.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Dos Recomendaciones

Bien, había planes de publicar esta reseña por lo menos hace una semana, pero el tiempo es tirano y no por mucho madrugar se amanece más temprano -o algo así-, así que concluida la octava edición de la Crack Bang Boom, en Zinerama se publican 2 recomendaciones.

Luego de una obligada re-estructuración interna, el sello Gutter Glitter editó Cría Cuervos -y te arrancarán los ojos-, la nueva obra de Paula Andrade. En la historia, un brujo maldito se embarca en una travesía para encontrar los ingredientes necesarios que le permitan realizar un hechizo que puede redimirlo, aunque esa posibilidad sea remota. En su viaje de recolección, se enfrentará con criaturas oscuras y guardianes arcanos al mismo tiempo que ganará aliados. Por fin, en su viaje de redención, se verá obligado a confrontar con su culpa y con las consecuencias del crimen que cometió.

Cría Cuervos -originalmente titulado Zauberkraft– es la primera novela gráfica de Paula Andrade, y en sus más de 150 páginas muestra su evolución como autora. A través del viaje lúdico y espiritual del protagonista, se puede apreciar el manejo de los tiempos narrativos de la historia, donde los diálogos están bien puestos, las acciones antes que explicarse se muestran -tal y como debe ser en una historieta de buena factura-. A nivel gráfico, hay momentos deslumbrantes dentro de un nivel general alto. En ciertos pasajes, debido al largo tiempo que tomó la producción del libro, se ven sutiles cambios en la resolución estilística de las páginas, pero hay que tener el ojo acostumbrado para poder encontrarlos.

Hacia el desenlace de la historia, todo lo que parecía ser, cambia de status quo, y la verdadera trama se devela. Esa revelación final esta bien manejada, y no solo resulta natural sino, también, inteligente. En resumen, Cría Cuervos es un paso adelante en la carrera de Paula Andrade, alejándose de su universo preferido –Gomorra-, pero manteniéndose en el sendero de lo fantástico, lo místico y lo sobrenatural, y que confirma que es uno de los autores vigentes en la panorama de la historieta vernácula.

Desde hace un tiempo, circula un libro-fanzine, producido casi a demanda, que cuando fue reseñado en en el blog de Comiqueando desató una lluvia de trolls de características épicas, se trata de El Capitán Supositorio, de Kokin Kokambar. A través de sus 178 páginas, la obra recopila los primeros 4 números de la serie, que cierran de modo perfecto, quedando los números 5, 6 y 7 para un segundo y último tomo.

Kokin Kokambar es, hoy por hoy, uno de los humoristas con más talento en el campo de la historieta, haciendo gala de un costumbrismo absurdo, que levado al extremo desata las reacciones más impensadas. Así, el Capitán Supositorio, es el héroe idiota de una Nación Argentina descabellada, donde todo puede pasar, incluso el mayor desatino -Osea, una Argentina muy parecida a la real-. Más allá de eso, el Capitán y sus compañeros -en especial, el siempre famélico Dark Chanch, el ninguneado Ñ-Man y el trotskista Hombre Neumático-,  enfrentan como pueden todo tipo de amenazas -como Eschumacher, el dios new age asirio; Urno, el churrasco y el Minotauro Uruguayo que planea destruir Buenos Aires con un termo atómico-. La galería de personajes secundarios es generosa, y en ella destacan Benito Mostacher, Pipo Brazos de resorte y Carlitos, el hombre que ignora, entre otros.

Los diálogos manejan el disparate con maestría y los remates están puestos donde deben. La historia crece en tensión, mientras las situaciones se suceden y los personajes participan de la acción en la dosis justa, logrando una historia coral plagada de desatinos y carcajadas. El libro tiene algunos errores, más que nada en el letreado, algo que, por la forma de producción, se fue corrigiendo a medida que se imprimieron nuevas tandas. En otras palabras, El Capitán Supositorio es bueno y es una muestra de las maravillas que pueden pasar en ámbito de la historieta independiente.

Etiquetado , , , , , , ,

Novedades dibujadas!

Bueno, ¡que no solo de entrevistas vive el hombre! Y como el próximo finde se viene la decimotercera edición de Dibujados, nos toca enfocarnos en las novedades que van a estar disponibles en el evento de mayor trascendencia en la Historieta Independiente Argentina. ¡Vamos a los bifes!, dijo el carnicero.

Epileptic Fred, no solo es parte de la organización de Dibujados, sino también unos de los comandantes de Panxa Comics, en donde últimamente se ha revelado como un encuadernador obsesivo, sacando una colección de ediciones diminutas en formato inferior al A8 -7,4 x 5,2 cm-, bajo el nombre de Libros de Juguete. Parte de esa colección son los títulos Ploc, de FSF; Andar, de Darío Oliva; a los que ahora se agregan Sin título, de Eme NoregnaExplosión, de Martín Lietti; y Don Bosco Mon Amour, de Ayelén Ripster -con ilustraciones de Noelia Gómez-.  Digamos que esta es una colección por demás de interesante no solo por el tamaño y lo artesanal -cada libro está cosido y encuadernado a mano-, sino por los contenidos seleccionados.

Panxa Comics, además, lanza Cíclico, un nuevo libro del Gory, que explora lo circular de los ritmos vitales. Lo que me llama la atención es que el trabajo esta editado a todo color. Lo poco que vi, me intrigó, así que le pongo una ficha. No sé si, Mundo Gory, estará también disponible en el evento, pero es otro libro recomendable. Por si fuera poco -y como casi siempre- Daniela Ruggeri va a tener disponibles miríada de fanzines chiquititos de temática variada. Dani acostumbra a explorar lo cotidiano -eso que está ahí y por lo general no vemos- desde un ángulo diferente, volviendo novedosa la rutina de todos los días.

Desde la República Socialista de Florencio Varela, llega Fátima Fuentes, una mangaka de producción cuantiosa. Para esta ocasión, las novedades que trae son varias. Primero, está el quinto número de Paka Paka, la epopeya fantástica de los niños guardianes de la realidad. Digamos que de todas las obras de Fátima es la que a mí me resulta más original, porque  tiene un universo bien planteado, con muchos personajes que interactúan entre sí logrando una obra coral, donde la aventura está siempre presente. Por supuesto, Paka Paka es una obra en desarrollo, de la misma manera que Fátima es una historietista en crecimiento, pero la verdad es que causa impresión como la historia y su autora mejoran número a número.

Pero eso no es todo, también están las recopilaciones de En Verano y Pueblo Maldito, dos historias que Fátima serializó hace poco y que ahora están disponibles de manera integral. En Verano es una de Zombies, que recorre las convenciones del género, pero que tiene algunas variantes que la hacen interesante, por ejemplo, cómo los personajes interaccionan entre sí y cómo las víctimas están conscientes de su trasformación en muertos vivientes. Pueblo maldito, por su parte, es un compilado de historias autoconclusivas que exploran el terror y lo fantástico en un paraje que recuerda de alguna manera al conurbano bonaerense. El contenido es un poco desparejo, pero las historias que destacan, lo hacen muy bien.

Ubicado en la costera nación de Mar del Plata, pero de visita en Buenos Aires para el evento, el amigo Kundo Krunch se trae una nueva producción bajo el brazo. Descenso, es un thriller psicológico -una de suspenso, bah-, editado por el sello Faro Negro,  en donde dos personas que viajan en auto entre Buenos Aires y Villa Gessel ven encadenarse una serie de sucesos extraños hasta su inesperado desenlace. Por lo general, Kundo, cual hombre orquesta, suele hacer guión, arte y tapas en sus historias, pero esta vez formó equipo creativo con Amagi en el guión y con Lou en la tapa, para contar esta historia de 26 páginas. Además, Kundo va a tener disponibles sus otras producciones, los dos números de Prototipo 05, y el primer número de Ciudad Mugre Border’s, en donde nuestro amigo muestra su predilección por la ciencia ficción posapocalíptica.

Representando al feudo tandilense, llega la longeva Líder Negativo, el fanzine coordinado por el ascendente Alfredo Retamar. El último número es el 9 y, con 72 páginas, es el más voluminoso de los que se editaron hasta ahora. Como siempre, la antología reúne un numeroso y singular grupo de autores donde el nivel de dibujo es sólido y los guiones cumplen. Al staff permanente -los hermanos Núñez, Grela y Barsi-, se suman nuevos colaboradores. Además, también está Líder Negativo Challenge, que reúne 14 historietas de una página de duración de autores de Tandil, Olavarría, Buenos Aires, Mar del Plata y ¡Chipre! La revista se produjo para el EPAH3, de febrero pasado, y ahora llega al Dibujados.

Volviendo a la jungla de cemento, tenemos a Martín Giménez, factótum de NN Comics, que esta vez viene con dos novedades. Por un lado, tenemos la nueva versión de Panóptico, un unitario protagonizado por Luc The Barbarian. Si bien, la historia estaba disponible al público desde el año pasado, Giménez reescribió y redibujó algunas secuencias, además de agregar páginas, logrando un producto más redondo. Por otro lado, está Rad The V-Raider, una historia ‘a la Marvel Comics’, con no pocas influencias de el ‘Surfista Plateado’, y que a mí me hizo acordar a esta canción y a esta. Hablando ya más en serio, con excepción del efecto 3D en las letras del título, la historia y el dibujo están bien y muestran un crecimiento artístico más que interesante, y a mí -como propuesta- me atrajo. El final abierto promete una continuación de la historia, algo que me gustaría ver.

Nos quedamos casi en familia, para visitar a los muchachos de Vendetta Ediciones, que esta vez se traen la edición en papel de la revista digital El Antro. De alguna manera Vendetta es un desprendimiento porteño de UMC -la editorial avocada a los superhéroes argentinos-, o sea, los miembros de UMC que viven en Buenos Aires y alrededores decidieron seguir haciendo historietas en su tiempo libre y pergeñaron algunas historietas de buena factura, las que recopilaron en El Antro. Para hacerla corta, tanto los guiones de V Von E, Leo Figueroa y Gus Pereyra, como los dibujos de Juan Pablo Massa, Emiliano Urich y Gustavo Jiménez, tienen la calidad suficiente como para poner la propuesta en primera plana. Es casi una compra obligada, y ojo que ya está en preparación el segundo número.

Recorriendo los caminos del manga, nuestra primera parada son los territorios de Editorial Módena, el emprendimiento de siempre inquieto Fernando Biz. Este año, la editorial se viene con todo, y tiene en carpeta un montón de lanzamientos que están por venir, primero, la conclusión de Bienvenidos a República Gada en su quinto tomo -una cifra no menor en estos tiempos ‘indies’- como siempre escrito y dibujado por Biz; segundo, el tercer tomo de Sinestesia, de la talentosa Teora Bravo, que por la calidad de la historia y lo impactante de los dibujos debería ser -hoy por hoy- una posta ineludible para todo lector de la buena historieta; y tercero, Bonded Scars, la historia de una banda de rock, hecha por la dupla Noelia Sequeira y Pablo Rey -y que tuvo su origen en el fanzine Ameku-. Mientras esperamos todo esto, tenemos a Daily Life of Sefora, del español A. C. Puig. Por lo poco que pude ver, la historia hace gala de un humor absurdo y exagerado, pero efectivo al llevar las situaciones al extremo. Estoy seguro que entre los lectores de Editorial Módena esta serie va a funcionar más que bien.

Le toca el turno a Lea Caballero, quien comanda los destinos de Purple Books, una de las editoriales más pujantes de estos tiempos. Empecemos por el fanzine, Lea trae para el Dibujados a Kezia 3.0 -que según escuché se pronuncia ‘quesaia’-, la tercera y última parte de esta epopeya en clave manga ciberpunk, en donde la protagonista se enfrenta a los ‘perfectos’. El fanzine autoeditado está impreso a 2 colores, el dibujo impacta y la historia entretiene. No se puede pedir más. Seguimos con la publicación independiente, el primer tomo de Yo Nen, que tuvo su presentación en público no hace mucho tiempo atrás que y va a estar disponible en el evento. No hace falta hablar mucho de Yo Nen, todo el mundo del ambiente sabe más o menos que se trata de una historia de peleas con personajes bien carismáticos, pero sí hay que aclarar que para esta edición se re-trabajaron todas las páginas. La edición es más que prolija y leerte casi 100 páginas de corrido da gusto.

Cortamos el listado de novedades, para detenernos en la impactante ‘splash page’ de Kezia.

Hago párrafo aparte para hablar de un fenómeno que me sorprende para bien y que habla de cómo se está transformando el medio independiente. Me refiero a la edición de Panteras, de los celebérrimos Mazzitelli y Alcatena, por parte de Purple Books. Durante el último año, ya hemos visto otros ejemplos, como la edición de Sereno, de Luciano Vecchio, por parte de Gutter Glitter, o de Knightmare, de Balcarce y Jok, por parte de Fog of War -y que pronto sumará a Crazy Jack, de Amézaga y Meriggi-. Si ya en años pasados veíamos la proliferación de ediciones a color, que ahora los artistas profesionales elijan sacar nuevos trabajos con editores independientes, muestra cómo los proyectos de autoedición están virando hacia emprendimientos cada vez más comerciales. Veremos dónde termina la movida, pero seguro  todo esto nos habla de un crecimiento lento pero sin pausa del medio en general. No es algo menor… …Volviendo a Panteras, esta es la descripción de la historia: “Panteras es la combinación perfecta de poder, venganza, intriga y conspiraciones. Es una historia inmersa en el África negra, en donde Nabadru, el joven hijo de un poderoso hechicero, decide vengar a su familia y enfrentarse a la organización secreta conocida como ‘Las Garras de la Pantera’. Mazzitelli y Alcatena nos cuentan una fábula acerca de la caída y el ascenso de uno mismo, sobre la redención y el amor, en donde el destino nos irá guiando página tras página mientras recorremos la maravillosa selva africana hacia un inesperado desenlace.” Un libro indispensable para los lectores de historieta.

En el fuero federal, Rabdomantes Ediciones, el sello del amigo rosarino César Libardi, en un ‘joint venture’ con la cordobesa Atmósfera Editorial, de Damián Connelly, han co-editado Psicocandy, un delirio de ciencia ficción ciberpunk con mucha violencia y sexo explícito, escrito por el mismísimo Connelly y dibujado por Nicolás Brondo. Con respecto al guión, si bien repite recursos de trabajos anteriores -como contar la parte por el todo o desorganizar la línea temporal del relato- está entre la mejor producción de Connelly. En cuanto al dibujo, Brondo es un dotado al que le gustan los excesos, sus lectores ya lo conocen. El final de la historia deja abierta la puerta -de manera directa- a una continuación, que -por lo poco que pude ver en las redes- promete y mucho.

Casi al final del recorrido tenemos a Emilio Utrera, un artista y autoeditor que desde 2011 en adelante, cuando apareció con Barras, no para de dar sobradas muestras de su talento. Emilio viene con sus dos últimos hijos, P4triotas y La toma. Vamos por partes, P4triotas parte de la premisa de bajar la idea del ‘supersoldado’ a la realidad cotidiana, contando la historia de 4 superhéroes importados a la Argentina por el gobierno de turno que enfrentan una amenaza atómica. La violencia, el humor negro, la crítica política y social, se mezclan con las costumbres argentinas del día a día, para hacer de P4triotas un combo particular y potente, qué merece ser leído. Después, está La toma, la obra que apareció editada por primera vez en el número 113 de la extinta Fierro. La obra, ahora, fue re-editada por su autor, con nueva tapa e interiores en blanco y negro. La historia de tintes autobiográficos, cuenta cómo los trabajadores de una imprenta se organizan ante el intento de vaciamiento de la empresa por parte de los dueños. Humor, costumbrismo, luchas sociales, idiosincrasia argentina, demás está decir que La toma es un trabajo impresionante, de esos que en unos años va a aparecer entre las grandes obras de la Historieta Argentina.

Por último, ¡el autobombo! Quien esto escribe se convertió hace poco en editor de una antología de nombre Hora Tres. Un grueso volumen de 200 páginas -con tapa de Franco Viglino-. que reúne trabajos de varios autores, algunos de ellos de reconocida trayectoria -como Alfredo Grassi, Jorge Morhain, Gianni Dalfiume, Ernesto Melo, Laura Gulino y Edu Molina-, a los que se suman talentos de hoy -como Renzo Podestá, NN, Hernán Castellano y Fernando Brancaccio-. La revista-libro también incluye una larga autobiografía escrita en primera persona por José Muñoz -autor de Alak Sinner, Sophie, En el bar y Carlos Gardel-, además de algunas notas de investigación sobre la Historieta Argentina, escritas por Ricardo De Luca. También, hay ilustraciones de grandes artistas y amigos como Martha Barnes, Paula Andrade, Fátima Fuentes, Lea CaballeroKundo Krunch y más. Todo en un formato enorme y a un precio irrisorio. De alguna manera Hora Tres es hija de Zinerama, ya en ella también participa el fundador del blog, Roberto Barreiro. Para terminar, queda decir que en Dibujados vamos a compartir stand  con Emilio Utrera, algo que nos llena de orgullo.

Bueno, eso es todo, estén atentos porque antes que la semana termine el ‘bambino’ Schiavinato va a despacharse con otra nota de recomendaciones para el Dibujados. Recuerden asistir bien munidos de moneda corriente de curso legal, tanto para comprar historietas como para tomar una cerveza con amigos, ¿qué mejor plan para un fin de semana? ¡Nos vemos ahí!

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Marcia Juárez: Haciendo historieta al andar

a1

Marcia Juárez, más que una promesa, una realidad.

A partir del 2014 en adelante, en el medio de la historieta independiente, se hizo patente un proceso que se venía incubando desde años anteriores, consistente en la aparición de artistas dedicadas no al humor gráfico ni la historieta autobiográfica, sino enfocadas sobretodo en la aventura y la historieta de género.  Marcia Juárez, además de pertenecer a esta corriente -que encuentra sus bases en grandes artistas de nuestra historieta como Martha Barnes y Laura Gulino-, es un encanto de persona, y hoy responde las consabidas preguntas.

Fecha de nacimiento, edad, y cuándo dibujaste tu primera historia

“Nací el 23 de diciembre de 1989 en el partido de Gral. San Martin, en Buenos Aires. Tengo 27 años y mi primera historia la hice aproximadamente a los 13 años, era una especie de manga fantástico que escribía en un cuaderno de hojas rayadas. En ese momento creo que llegué a dibujar unas 30 páginas y después lo abandoné.”

¿Tenés estudios formales de historieta? Si es así, ¿con quién estudiaste? ¿Cuáles son tus influencias literarias y artísticas a la hora de hacer historietas?

panxarama-07

Panxarama N°7, la primera participación de Marcia.

“Supongo que sí,  estudio artes visuales en la UNA desde el 2009 y uno de mis primeros acercamientos formales con la historieta fue alrededor del 2012 en el taller de historietas que dicta Manuel Loza -(a) Capitán Manu- en la facultad, desde entonces lo considero mi mejor maestro, tanto en la formación técnica como por las ganas que te trasmite para ponerte a dibujar.

De mis influencias literarias, me encantan Lovecraft y Cortazar, también leo libros en general pero no tantos como debería supongo… …y de influencias artísticas visuales, varios: entre manga, historieta europea, norteamericana, nacional, etc. Prefiero las historias con dibujos más personales que el mainstream: las películas de Satoshi Kon, las obras de Kerascoet, el Lucky Luke de Morris y Goscinny, el arte de Geof Darrow, los trabajos de Alcatena y Mazzitelli… La lista es larga y tengo mala memoria, pero trato de tener presente que cosas me vuelan la cabeza de una historieta para cuando escribo obras propias.”

¿Cuál fue el primer fanzine del que participaste y cómo se desarrolló tu trayectoria hasta hoy?

los-pollos

Como se puede apreciar, el arte de Marcia Juárez llegó maduro al mundo de la historieta.

“El primer Fanzine en el que participé fue en el número 7 de Revista Panxarama, con una historieta cortita de dos páginas llamada ‘Los Pollos’. El Capitán Manu me presentó a los chicos de Panza y ellos me dejaron participar en la revista. Fue una experiencia emocionante ver una historieta propia impresa por primera vez.

Después empecé a meterme más en el ambiente de la historieta independiente y conocí mucha gente que compartía la misma pasión, pude animarme a colaborar en distintas revistas con historias cortas autoconclusivas y también participé en varios concursos. Ahora  me siento más encaminada con mi obra y sostengo publicaciones largas y periódicas, como la que hice para Cripy.”

¿Celeste se publicó primero en la revista Cripy, pero luego tuvo su recopilación? ¿Podés contar de qué se trata la historia y cómo la recibieron los lectores? También, ¿cómo fue tu colaboración con los chicos de Panxa?

tapa-completa

Celeste tuvo buena repercusión en su versión online e impresa.

“Lo de Celeste fue bastante casual, seguía la revista Cripy por internet y la propuesta ‘historias de terror para chicos’ me parecía bellísima. Le pregunté a Lubrio si podía participar y me dijo que sí, dibujé la primera aventura autoconclusiva, y después la continúe con siete capítulos más. Cuando la terminé había material suficiente para compilar y me animé a hacer una tirada chiquitita de 50 revistas que salieron en febrero del año pasado, y ahora mismo solo me quedan cinco que voy a llevar llevar al EPAH! 3.

La recepción fue mucho mejor de lo que esperaba y varias personas se tomaron la molestia de decirme que la historia les había gustado mucho. Incluso, Sergio Schiavinato hizo una reseña muy linda para su blog, lo que no me esperaba ni en broma.

celeste

Una secuencia de Celeste.

La historia se trata de una nena quilombera llamada Celeste que se porta mal, miente, se pelea con su hermana, etc. Un día, inventa que hay un fantasma en su cuarto, pero esto acaba siendo real; entonces Ludmila, el fantasma, se la lleva a un mundo de juguetes y la persigue obligándola a jugar con ella, un poco en el estilo de Alicia en el País de las Maravillas. Quedé satisfecha con cómo quedó la historia y con la experiencia entera de transitar por la revista Cripy.

Lo mismo con los chicos de Panxa, que siempre tuvieron la mejor onda conmigo y pude colaborar con ellos en distintos números, hasta el más reciente de Panxamaldita. Como las propuestas de revista variaban y eran bastante libres hice distintos experimentos de historietas cortas, incluso una con guion de Godofredo Fink y otra con guion del Capitán Manu.”

También ganaste el concurso Ymir, de Larp Editores, con La torre de las mariposas. ¿De qué se trata la historia? Si bien la historia es autoconclusiva, el final deja una puerta abierta para continuarla, ¿tenés planes de hacerlo?

torre

La torre de las mariposas se publicó en el libro Ymir 2015, de Larp Editores.

“La torre de las Mariposas es una historieta de 28 páginas dibujada en estilo manga -o lo mas que pude acercarme-, que se desarrolla en una especie de ciénaga mágica donde existe una torre hundida donde se encuentran ‘los objetos más bellos del mundo’, y todos los que entran en ella quedan tan obnubilados por la belleza del lugar que se convierten en mariposas. Armé la historia entera para que concursara en Ymir y la dibujé pensando en que después de eso no iba a dibujar más ‘estilo manga’, así que en realidad no tengo intención de continuarla o de usar a la protagonista en otra aventura, pero por ahí en unos años me pega el raye y la retomo, nunca se sabe. Ahora mismo sé que no, porque ya tengo otros proyectos y no es una prioridad.”

Hoy estás colaborando con PurpleBooks y hasta tenés contrato con ellos, ¿cómo te acercaste a la propuesta de Lea Caballero? ¿De qué se trata Fáunica y qué duración va a tener la historia?

faunica-1

Fáunica se serializa de manera semanal en el portal de Purple Books.

“El surgimiento de Fáunica en Purple Books también fue bastante amigable. En el año 2013 los chicos de Purple organizaron su primer concurso de historieta y salí en primer lugar con una historia llamada ‘Cosas de Ema’, sobre una chica que ayudaba a un Hada y ahí empecé a hablar más con ellos. Después, durante el período en que se estaba por publicar el libro de Ymir, estaba pensando en que quería empezar algún proyecto más largo desde cero,  y cuando le pregunté a Lea si estaba la posibilidad de sumarme a Purple con Fáunica, aceptaron.

Aclaro igual que querer desarrollar una historieta larga, y con contrato de por medio, no es una cuestión de caprichos, tanto el editor como la autora, tienen que evaluar sus tiempos de producción y la responsabilidad  que están tomando. En Purple se trabaja de  forma seria, y da mucha tranquilidad cuando sabes que te estás comprometiendo en un grupo de historietistas responsables.

Fáunica, recién lleva dos capítulos terminados y tiene el tercero en producción. Se desarrolla una ciudad distópica, dominada por vegetales y plantas con inteligencia artificial que prohíben el consumo de productos derivados de verduras y frutas. La protagonista, Velvet, es una chica que sufre intolerancia a la carne roja y que comienza a salir por la noche a cazar vegetales para alimentarse, lo cual está prohibido.

2-faunica-013Vamos a trabajar la historia en 5 capítulos y a cerrarlo en un libro autoconclusivo. Una vez que esté editado, vamos a decidir si se continúa o no.”

¿Cuáles son tus planes para el 2017 en el terreno de la historieta?

En principio planeo seguir juntándome a dibujar historietas semanalmente con el Capitán Manu, Gabriel Fiori, Gasti  Latorre y Marce Martínez, que es nuestro ritual motivacional. Después, la idea es trabajar durante todo el año en los capítulos 3, 4 y 5 de Fáunica, además del cuarto tomo de Chilam-Camé, una revista que realizo para la editorial Familia Usaka en México, con eso creo que tengo para no aburrirme durante  todo el 2017. Después, si surge alguna historia pequeña para sumar en algún otro lado, se irá viendo a lo largo del año.

260322_1881313152666_4918362_n1

Etiquetado , , , , , ,

Teora B: Los sentidos en el manga

16122237_10210458041720077_18506534_oaTeora Bravo hizo su irrupción en la escena durante 2015, apoyada en un talento natural para el dibujo y una gran habilidad para hilvanar historias entretenidas y pobladas de personajes impactantes. Desde un primer momento, sorprendió a los lectores por su elección de trabajar géneros de ficción -pero con un carga autoral personal-, además de mostrar un grafismo maduro y dinámico, algo que se percibe de inmediato en Sinetesia, su primera obra serializada. Desde ya, Teora es una de las grandes promesas en el panorama de la Historieta Argentina.

Fecha de nacimiento, edad, y cuándo dibujaste tu primera historia

casiopea

Proyecto Casiopea, uno de los primeros ensayos de Teora en la historieta.

“Nací un 23 de diciembre del 89, tengo 27. La primera historieta no recuerdo si fue a los 13 o a los 14 años, en esa época hice unas páginas en un formato extraño al estilo de Mafalda, una tira horizontal pero con una diagramación atípica, de una historia que es la que me motivó a hacer esto -y algún día retomaré-, que se llamaba Proyecto Casiopea. Hice unos 3 capítulos hasta que mi hermana me dijo ‘la prota(gonista) está fuera de personaje’ y lo solté.”

¿Tenés estudios formales de historieta? Si es así, ¿con quién estudiaste? ¿Cuáles son tus influencias literarias y artísticas a la hora de hacer historietas?

“Estudié manga con Andrea Jen, desde los 15 a los 18 años y, luego, a los 24 volví un añito con ella. De las influencias que tengo la mayoría son del rubro del manga y el anime, como Bleach, Shaman King, Evangelion, Digimon, Gundam W, Fullmetal Alchemist, etc. Este tipo de historias me gustaban mucho de chica, pero a la hora de querer copiarlos era malísima. Eso me llevó a siempre crear mis propios personajes e historias y tratar de tomar las cosas que me gustaban de las series y aplicarlas en las mías. En mi casa siempre hubo alguna que otra historieta -tipo Corto Maltés o Asterix– y de ahí tomé cosas aplicadas más a la síntesis del dibujo.

inicios

Las publicaciones en las que Teora mostró su talento, el Especial Verano de Purple Comics y Psychopomp: Cockfight, de Gutter Glitter.

Aunque últimamente no tengo el tiempo para poder ver o leer algo, lo cual sé que no es muy bueno que digamos, trato de ver los trabajos de mis colegas y ver qué cosas puedo aprender de ellos. Después, hay bastante de lo que aprendí cuando estudié publicidad que es aplicado en las partes de planificación.

Me gusta mucho la idea de hacer historias contadas y hechas por personajes, y por eso siempre trato de tener, al menos de manera mental, mis ‘biblias’ de cada personaje y darme el espacio para desarrollarlos. Aunque esto hace que sea bastante difícil sentarme a pensar historias muy cortas.”

¿Cuál fue el primer fanzine del que participaste y los siguientes hasta Sinestesia?

sines

Los primeros dos tomos de Sinestesia, publicados por Editorial Módena.

“Hice Deathbrakers para el primer concurso de Purple Books, que salió en especial de verano de la antolgía, y después, Los Usatsuki, que apareció en el recopilatorio Psychopomp IV Cockfight, de Gutter Glitter. La etapa fanzine es algo que me salteé casi por completo, pero no de manera intencional -es más, recién ahora es que veo esto de no haberlo pasado-, sino porque las cosas se fueron dando así.”

¿Cómo nació Sinestesia y qué repercusión tiene entre los lectores?

“La historia nació en una clase de manga como fruto de una flasheada sobre los videos de duendes en el norte que aparecen y desaparecen. En su momento desarrollé la primera versión de la historia para el concurso de Norma, no recuerdo si para el de 2009 o 2010. Y después de eso la encajoné.

12299204_989496147775744_6626682882980260165_n

Ana, una protagonista rebelde.

Para la última edición de Ymir, el concurso de Larp Editores, pensé que sería bueno retomarlo, hacer las correcciones necesarias a partir de todo aquello que había aprendido en el camino, y también, caradurearla mucho. Como uno de los requisitos era que la historia fuese autoconclusiva, el capítulo arranca un poco antes de mi idea original, una especie de prólogo, digamos. Por cosas de la vida me bajé del concurso y las páginas llegaron a manos de Fernando Biz, de Editorial Módena, que le puso todas las fichas al proyecto e hizo posible la idea de planificar una historieta serializada.

En cuanto a la repercusión, estoy muy agradecida. Las críticas por el momento llegan con mucha buena onda, inclusive todas las sugerencias y correcciones, y por suerte los comentarios de los lectores suelen destacar aquellas cosas a las que les pongo más cariño, como las escenas cotidianas, por ejemplo.”

¿Podés contar de qué se trata Sinestesia? ¿Cómo son y se relacionan los personajes, a qué se enfrentan?

“Esto sí es una influencia de Bleach, no podés contar exactamente de qué trata sin contar, al menos parcialmente, la primera parte.

12003942_956326041092755_7625529425841999183_n

Un alienado enfrenta a Sabrina, una de las Maestras Sinestésicas.

En esta historia, la Sinestesia es la habilidad de conectarse con los otros ‘yo’, dispersos en diferentes planos o dimensiones, a través de uno o más sentidos. Esa conexión se transforma en energía y es lo que les da a los seres sinestésicos, sus diferentes habilidades.
En este contexto, está la historia de Ana, una chica sinéstesica del oído, que busca cumplir la promesa que le hizo a Arean, su, antes de morir, que es la de convertirse en Maestra Sinestésica.

Ana entrena sus habilidades extrasensoriales en el Colegio de Sinestésicos de zona oeste, y vive con su tutor, Dan, que la ayuda y la guía en su tarea. Entre sus obligaciones, los sinestésicos deben velar por la seguridad de la zona de la aparición de Alineados, que son personas infectadas por sus ‘otros yo’, y que ponen en riesgo la estabilidad dimensional. Ana lleva a cabo distintas etapas para llegar a ser Maestra y tomar a Nerea como su alumna, es entonces cuando los Noxas -seres con conexión con los otros planos pero sin correspondencias- comienzan a aparecer.”

¿Y cuáles son los planes para Sinestesia, es una historia larga? ¿Tenés otros proyectos en mente?

“El plan es que funcione como una historia serializada. Con Fernando Biz, planteamos de hacerlo en etapas de 5 números o libros, porque es una historia larga en función de lo que, por lo general, se publica acá. Por el momento, y debido a que mi meta pasa por poder mantener la serialización, estoy trabajando sólo en eso. Sí tengo más proyectos en mente para un futuro, supongo que cuando sea el momento saldrán.”

explicacion

Una buena secuencia narrativa de Sinestesia, donde los personajes explican la reglas de este universo de ficción.

“Muchas gracias por esta entrevista! :)”

13754401_1145051472220210_3670805628859906014_n

Etiquetado , , , , , ,

Kundo Krunch: Historietas desde La Feliz

11836850_942671902463758_5858868503822986192_n

Kundo Krunch, un artista en alza.

Entre las buenas cosas que dejó el año pasado, estuvo la oportunidad de conocer a Facundo Pérez Cejas, más conocido por su nombre artístico, Kundo Krunch. Un buen historietista oriundo de Mar del Plata, que se viene a sumar a los otros interesantes artistas también surgidos o radicados en la costa argentina, como Gustavo Sala, Juan Carlos Quattordio, Jorge Blanco, Marc Borstel, Muriel Frega y varios más.

Fecha de nacimiento, edad, y cuándo dibujaste tu primera historia

“Nací el 9 de Febrero de 1988, en la ciudad de Mar del Plata. Tengo 28 años. Dibujo desde que tengo uso de razón y mi primera historieta completa la hice en un taller que dictaba Gustavo Sala en el año 2000.”

¿Tenés estudios formales de historieta? Si es así, ¿con quién estudiaste? ¿Cuáles son tus influencias literarias y artísticas a la hora de hacer historietas?

13076571_1080209715376642_549536257807901877_n

Prototipo 05, una historia de Ciencia Ficción Postapocalíptica.

“Sí, estudié un año de humor gráfico en el taller de Gustavo Sala, pintura y artes plásticas con Daniel Besoytaorube e ilustración e historieta con Marc Borstel.
Influencias miles. Creo que cada vez que leemos un autor, y más si nos gusta, algo nos queda y eso termina influyendo en nosotros. Siempre intenté aprender algo de todos los artistas que me gustaron. Y mucho de lo que aprendí, lo hice copiando, desde Alberto Breccia hasta Frank Miller, pasando por Serpieri, Moebius y Mignola.”

¿Cuál fue el primer fanzine del que participaste? ¿Y cómo se desarrolló tu trayectoria hasta hoy?

prototipo-05-3

Segunda parte -y final- de Prototipo 05, con más de un giro argumental en el desenlace.

“El primer fanzine del que formé parte lo hicimos los alumnos del taller de Gustavo Sala. Si bien el humor gráfico nunca fue lo mío, aprendí muchísimo de cómo llevar a cabo un fanzine. En esa época no había el acceso a la tecnología que tenemos hoy, ni a un scanner ni a programas como el Photoshop, era hacer todo a mano. Desde escribir los textos, cortar y pegar viñetas, corregir los errores con acrílico blanco, hasta llevar los originales a la fotocopiadora más cercana del barrio y volver a casa con todas las fotocopias para engramparlas uno mismo. La verdad fue una experiencia muy linda, y lo que aprendí entonces sigo implementándolo, pero incorporando todas las herramientas tecnológicas que tenemos el día de hoy.
Esa experiencia de autogestión me influyó muchísimo y me sirvió para darme cuenta de lo que realmente quería hacer: Generar mi propio material. Decidir qué hacer y cómo hacerlo sin depender de nadie; y si bien muchas veces es el camino más complejo, termina siendo también el más hermoso.
A partir de allí empecé a publicar mis propios fanzines. Hasta el día de hoy, si bien comparto varios proyectos con guionistas amigos, cada tanto me hago el tiempo de publicar material mío de manera independiente.”

Vos estás en la costa ¿Podés contar como es el panorama de la historieta independiente en tu zona?

12295289_987839071280374_7231565152680196896_n

The Ciudad Mugre Border’s, un unitario enrolado en el Ciberpunk.

“En el último tiempo he conocido a muchísimos artistas con un gran talento en la ciudad de Mar del Plata. Hay mucha gente que produce un material excelente y de gran calidad. Creo que hacen falta más eventos donde podamos vernos las caras y compartamos lo que hacemos, sobre todo para que la gente de la ciudad conozca que acá se producen grandes cosas y que no siempre se tiene que mirar para afuera para ver algo bueno. Esa es un poco la idea del EPAH! -Encuentro de Publicaciones Autogestivas de Historieta-.”

Como parte de la organización de EPAH!, ¿Podés contar cómo nació la iniciativa y en qué consiste?

15541915_738420776305853_8493618725124240565_n

Uno de los primeros eventos de historieta organizados para este 2017.

“Conocí a los organizadores del EPAH! en el primer evento que hicieron. Caí ahí de casualidad porque me invitó un amigo que exponía. Me hice amigo de los chicos, pintó muy buena onda y me invitaron publicar en un fanzine de historietas infantiles que hacían ellos, llamada Revista Changos. A mediados del 2015, surgió la posibilidad de hacer una segunda edición del EPAH!, pero esta vez redoblando los esfuerzos, e invitando no solo artistas y editoriales locales sino también nacionales.
La idea original era lograr un punto de encuentro de artistas de la ciudad y la zona, que el público de Mar del Plata tuviese la posibilidad de conocer el material autogestivo que se realiza y tome al evento como algo propio. Creo que eso lo pudimos hacer el año pasado, y además tuvimos la visita de un montón de colegas y autores de distintas provincias del país que hizo que el evento crezca muchísimo.
Como decimos siempre, el EPAH! es algo hecho por los artistas, con los artistas, para los artistas y que la mejor forma de crecer es hacerlo todos juntos en fraternidad y unión. Estamos preparando la tercera edición, que se realizará el 25 y 26 de febrero de 2017. Esperamos que el encuentro siga creciendo y que mucha más gente que no es del palo de la historieta se sume a esta movida.”

¿Cuáles son tus planes para el 2017 en el terreno de la historieta?

pagina-11

Arte interno para Prototipo 05.

“Entre mis planes para el 2017 está el terminar Sofía, el webcomic que hacemos con Cristian Blasco. Un policial noir, sobre una joven que sufrió un intento de asesinato y, que al descubrir que nadie en los medios habla de ello, decide comenzar a desentramar una red de mentiras políticas para ocultar una secta que esta detrás de los crímenes. La historieta aparece todos los martes en la página de ‘Atmósfera’, la editorial de Damián Connelly.
Y tengo dos proyectos más. Uno es con Matías Zanetti, y se titula ‘Universos de papel’. Es una miniserie de género súper heroico, parte del evento ‘Crisis’ de la Editorial Holograma, y que se va a editar en cuatro episodios. La historia trata sobre Ana, una niña del campo que trabaja en la taberna de su madre, que transcurre su tiempo entre labores pesadas y fantasías sobre conocer a sus superhéroes favoritos, hasta que sus fantasías se transforman en una peligrosa realidad.
El otro proyecto es ‘Orchid’, con guión de Nicolas Viglietti. Y es una aventura que se desarrolla en una tierra diferente a la conocemos, contando los embrollos de dos amigos mercenarios, en la búsqueda de un hombre a través de las ruinas del tren y los pueblos fantasmas que rodean las vías. Además, en el camino, se tocan temas como la memoria, la identidad y los vínculos familiares.”

Etiquetado , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: