El canto del cisne

Mientras publicábamos la entrada anterior, el bueno de Emiliano Vargas subía online su segundo video sobre el movimiento de la Historieta Subte Argentina en el final del Siglo XX, un cortometraje documental sobre el evento “Historieta Bajo Tierra III”, que congregaba por aquel entonces a los fanzines de historieta (nominalmente organizado por el AHI, pero formalmente gestado por “La Secta Edición”).

Catzole 2000Con el AHI, la Asociación de Historietístas Independientes, en franca disolución y escindido en dos grupos mayoritarios: los integrantes de “La Secta Edición“, por un lado, y los de “La Productora” por el otro (además de otros proyectos que también dejaron la Asociación pero que se mantenían independientes de los dos grupos , como las revistas Kapop y Camulus); el “Historieta Bajo Tierra III“, supuso, casi sin darse cuenta, el fin de una época.

De una u otra manera, este evento fue el canto de cisne de una generación que se se acostumbró a a gestionar sus propios proyectos.

Si en años y eventos anteriores, se podía observar una gran diversidad de fanzines; para el año 2000, la política económica argentina y la sociedad de consumo que funcionaba alrededor de ella, ahora se había encargado de vaciar no sólo el mercado y la industria de historietas nacionales, sino, incluso, a las publicaciones independientes.

Kamikaze N°6Para esta edición, sólo los proyectos más profesionales de mayor compromiso artístico y trayectoria, habían quedado en pie y decían presente. Tal vez por la menor cantidad de publicaciones, se optó por hacer un evento de un sólo día de duración, con mucha interacción e intercambio con el público. Así, el domingo 5 de Noviembre del año 2000, la sede de CTA (Independencia 766), abrió sus puertas de 14 a 22 hs., para que el público pudiese encontrarse con sus fanzines.

Más de 400 personas asistieron a la reunión, y el resto es historia. Hubo venta de fanzines, proyecciones de cortos, videoclips y pilotos de series de animación, el estreno de la película “Nunca asistas a este tipo de fiestas“, realizada por Farsa Producciones, y la espectacular conducción del evento a cargo Batman y Robin (Rovella y Ramseg), en algo que, sin duda, más que un evento de historieta, pareció una fiesta.

Catzole N°11Después, ya no habría otro “Bajo Tierra“. Así, un movimiento que fue una revolución en la forma de hacer historietas y gestionar su contacto con los lectores, se despedía sin saberlo. Dejaba tras de sí, varios de los mejores trabajos de la Historieta Argentina (Desfigurado de Salvador Sanz; El Buche y El Oficial Yuta, de J.J. Rovella; Orgamastrón, de Azamor; Morón Suburbio, de Mosquito; el universo unificado de Arkanov, de Agrimbau; Los hermanos Segelin, de Barreiro y Varela; Camulus, de Blanco, García y Jok; y varias promociones más). Al día de hoy, la influencia de estos y otros artistas que tomaron parte de los movimientos de autogestión de aquellos años, ya convertidos en verdaderos profesionales del medio, luego del natural proceso de decantación, es una feliz realidad.

Kapop 5Como ávido lector de fanzines (en esa época y hasta el día de hoy), todavía guardo, o atesoro, o acovacho, esa Catzole N°11 (la del hombre-cocodrilo) con algunas hojas internas fotocopiadas y recortadas a mano por Sanz, ese cuadradito de fotocopia color (5 x 5 cm) que Ramseg distribuía con la promesa del inminente Kamikaze N°6 (“El regreso del Quetejedi”), ese Animal Urbano N°4 con tapa verde fluo (Grillo jamás me creyó que existía, sólo la violeta, y sin embargo la tengo), los fanzines gratuitos de El Oficial Yuta y Anónimo que unos años después, en el 2005, Rovella publicó en ocasión de su exposición en el Centro Cultural Recoleta, esa acuarela con “El Guía” que Jok me dio ya no recuerdo porqué, y quién sabe qué otras cosas sin valor y tan preciadas…

Por último, queda para decir que a ésta nueva cultura de eventos multitudinarios como Crack Bang Boom, Comicópolis o Animate, más preocupados por ubicar mano de obra argentina en el exterior, antes que por establecer un vínculo cultural y un hábito de consumo de historietas argentinas en el público argentino, 400 personas anónimas, reunidas en un salón sucio,  perdidas en los anales del tiempo, puede parecer insignificante; pero para los que estuvimos ahí como asistentes, fue una reunión plagada por la risa y la inconciencia que produce el disfrute, cuando esos muchachos hacían sus historietas pensando en dos cosas, lo que querían contar y el público que los consumía. Nada más ni nada menos.

Como dije, repito, aquel “Bajo Tierra” fue una celebración, una fiesta de pocos, pero ¡qué fiesta! No hace falta más que ver el video.

*Publicado en simultáneo con Zinerama.
Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

5 pensamientos en “El canto del cisne

  1. puly1333 dice:

    Mmmm, creo que estamos mezclando los tantos. Animate y el Crack Bang Boom son convenciones de comics, puras y duras, con todo lo bueno y lo malo que estas tienen. Podés estar de acuerdo, o no, pero están pensadas para llegar a la mayor cantidad de público posible y abarcan la mayor cantidad de cosas posibles. Y lo hacen muy bien.
    Comicópolis fue un evento, con todo lo que eso significa: ambiciones menores, actitud “lo atamo con alambre”, pocas cosas para ofrecer. Pero, al menos, le daba al dibujante argentino la posibilidad de dar a conocer su trabajo en el exterior, que no es moco de pavo.
    Las Editoriales tienen que crear el capital intelectual, no las convenciones y mucho menos los eventos…

    • julianblas dice:

      No, estás equivocado.

      Crack Bang boom y Comicópolis son convenciones, y se parecen muchísimo. Ambas duraron la misma cantidad de días. Ambas recibieron apoyo estatal. Y así como CBB tuvo exposiciones y concursos de Cosplay, también las tuvo Comicópolis. Y viceversa, así como Comicópolis tuvo editores extranjeros para observar carpetas de dibujantes, también lo tuvo CBB. No hace falta más que fijarte en los cronogramas de ambas convenciones.

      Pero eso no es nada nuevo, las visitas de editores extranjeros para hacer contactos con posibles dibujantes, hace más de una década que se dan, por ejemplo, pasó en Fantabaires y en la Feria del libro, por nombrar sólo dos casos.

      En ese sentido, CBB es más completo que Comicópolis, pues además fuciona como editorial, publicó dos libros (http://2.bp.blogspot.com/-BxgKt1XsGwk/Ue3HN2qh93I/AAAAAAAAANo/WEpXJLJEfZ8/s1600/Crackbangboom-en-caba.jpg), esó sí, de autores extranjeros… Una pregunta que corresponde hacerse es porqué la historieta argentina parece siempre de museo; digo, en vez de publicar a dos brasileros, no buscamos puertas adentro, teniendo tanta historia detrás y también tanto presente…

      El problema es que, en un país como Argentina donde la industria de la historieta ya no existe, en esa entrega de carpetas no haya estado Juan Sasturain o Lautaro Ortiz, en representación de Fierro, para ver posibles nuevos talentos. Es como si la única revista comercial de historietas del país (y por comercial me refiero a la única que se distribuye masivamente a todo el país y se puede comprar en cualquier kiosco), viviese en una dimensión aparte, y convenciones como Comicópolis estuviesen en otra totalmente diferente.

      Es más, con la plata que pudo haber salido traer a Bill Sienkiewicz, que culturalmente sólo importa a un fandom limitadísimo (y nombro al más conocido de los invitados), podría haberse hecho una guía de expositores, un catálogo de autores nacionales, o hasta un concurso en el cual, de todas esas carpetas y/o proyectos que se mostraron, se eligiese uno, para que se transforme en un álbum de historietas.

      No te olvides que, Comicópolis, además, es por completo un emprendimiento estatal, y que fue encarado como un negocio y como una propaganda, no como una inversión cultural. La presentación de carpetas a editores extranjeros, se hizo a través de un programa estatal de exportación de trabajo argentino.
      No se malinterprete, es una cosa que es muy loable, por parte de los organizadores, la preocupación de gestar un contacto entre la mano de obra argentina y el inversor extranjero; pero ¿por qué no al revés? ¿Por qué no contratar a Sienkiewicz, para que dibuje un guión de un autor argentino, y haga una historieta que se distribuya socialmente? Después de todo contás con todos los recursos del estado para hacerlo. Y quién te dice que por ahí a alguien le pica el bichito y empieza a interesarse y a formarse como lector
      Entonces, ¿Y la cultura? Esa te la debo. No te olvides que la historieta no es un dibujante frente a una hoja en blanco y nada más, ni una muestra de dibujos colgados en una pared para que el espectador desprevenido descubra; la historieta es un acto de creación, de LECTURA y de fruición. Entonces, ¿dónde estuvo, el contacto con los guionistas y las editoriales extranjeras? ¿O es que acaso una historieta no se escribe? ¿O es que acaso escribir no importa? ¿O es que acaso la historieta argentina no importa?

      ¿Y los lectores? Esos también te los debo. No hubo una sola medida en Comicópolis que apostara a la aparición de un nuevo lector. Desde el lugar de dificilísimo acceso, a la poca propaganda, a la absolutamente ninguna novedad en materia de publicaciones, a las charlas con artistas con 5 asistentes, a lo vacío de visitantes que estuvo la convención, sólo poblada por los dibujantes que trataban de enganchar con un editor extranjero ante la nula posibilidad de poder vivir de lo que hacen en el país, y puedo seguir… Ojo para los medios, hubo 25000 personas que pasaron por Comicópolis, pero el viernes entre las 17 y las 19, estuve sólo entre los “stands” comprando historietas, y nadie más (literal).

      La oferta cultural de CBB, Comicópolis o Animate, no es diferente a la que puede encontrarse en Dibujados o en el Festival increíble, de hecho son los mismos actores los que toman parte en todos esos eventos y en todos los se pueden conseguir los mismos libros (aunque en Dibujados o en el Festival increíble, además, podés tomar cerveza y que Lucía Borjas te pregunte si crees en el amor libre).

      La mayor diferencia existente entre estos nuevos eventos/convenciones y el HBT, es la propuesta cultural genuina, que buscaba expandirse y obtener nuevos lectores. Los agentes culturales que organizaron el Historietazo y los HBT, querían ser leídos y consumidos en la argentina.

      Y aunque parezca mentira, la falta de esos agentes culturales, los últimos que quedaron en pie antes de la debacle del 2001, hizo que el mercado se retraiga. Mientras que en los ’90, por fuera de las líneas normales de comercialización, Kamikaze imprimía 1000 ejemplares, la Catzole unos 2000 y La Secta Edición unos 3000 (que además eran gratuitos); hoy una tirada grande de Doedytores sólo llega al millar, y la gran mayoría de los autoeditores manejan tiradas de print on demand no mayores a 300 ejemplares… Da para pensar…

      • puly1333 dice:

        El principal problema de los eventos / convenciones es que el tipo que tiene un stand en uno, tira la mantita al suelo y vende al aire libre en el otro. Les funciona así y no lo van a cambiar. Y, como dije antes, salvo Comicópolis, los otros dos están bien organizados, abarcan gran cantidad de público y, sí, pierden en esa generalización pero son mucho más inclusivos.
        Pero HBT no era la Meca tampoco. Esos eventos no pasaban de un grupo de pibes, copadísimos, que aspiraban a ser leídos por lectores argentinos, porque, de haberlo hecho en Chile, aspirarían a ser leídos por chilenos. Dónde estaban Sanz, Ramseg y todos esos cuando se organizaban estas convenciones tan poco dedicadas a la promoción de cultura? Las decisiones las toman los que están.
        Ahora, sin importar lo limitado del fandom que lo sigue, la presencia de un artista es la presencia de un artista. Cuánta gente lleva Carlos Nine? Yo conté los mismos quince changos que los siguen por todos lados. Hay que dejar de organizar firmas con él? Para eso, llamemos a Nik, que él sí es un bestseller, y llenemos la sala con miles de criaturas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: